Códice y Trucos Para Comprender los Sesgos Cognitivos

(El presente trabajo no es mío. Es mérito y es el esfuerzo de Buster Benson y es simplemente la traducción de la página sobre los sesgos cognitivos -hecha por Google y revisada; esto tiene su cuestión: si alguien no es un buen redactor, ¿hay que ser fiel a sus errores semánticos o corregírselos?, he optado por corregir, para que sea más claro, sobre todo teniendo en cuenta que Google es peor traductor ante las “malas” redacciones. Aviso que no soy bueno para las frases hechas. He puesto entre paréntesis alternativas de traducción, los nombres de los sesgos los he retocado un poco, pero es complicado- Mi trabajo, por tanto, tan sólo ha consistido en revisar la traducción, así como hacer que los enlaces lleven a las traducciones de las entradas de la Wikipedia, de nuevo hechos por Google, y ya sin retocar.)

Hoja de trucos de sesgo cognitivo

Porque pensar es difícil.

1-yN2Xhv-M5PPerWzDVNt3sw

http://chainsawsuit.com/comic/2014/09/16/on-research/

Lo que cuenta la tira cómica:
Viñeta 1: He escuchado la retórica de ambos lados … es tiempo de hacer mi propia investigación sobre la verdad real (tautología).
Viñeta 2: Literalmente el primer enlace que concuerda con lo que ya crees. Apoya completamente su punto de vista sin desafiarlo de ninguna manera.
Viñeta 3: ¡Me ha tocado el gordo! (En España el premio más importante)

   He pasado muchos años buscando referencias en la lista de Wikipedia de sesgos cognitivos, cada vez que tengo el presentimiento de que cierto tipo de pensamiento es un sesgo oficial, pero no puedo recordar el nombre o los detalles. Ha sido una referencia invaluable para ayudarme a identificar los defectos ocultos en mi propio pensamiento. Mi investigación ha tratado de ser tanto comprensiva (¿completa?) como sucinta (breve).

   Sin embargo, honestamente, la página de Wikipedia tiende a ser un verdadero enredo. A pesar de tratar de absorber la información de esta página muchas veces, a lo largo de los años, muy poco termina por memorizarse. A menudo exploro la lista y siento que no soy capaz de encontrar el sesgo que busco, y luego rápidamente olvido lo que he aprendido. Creo que esto tiene que ver cómo la página ha evolucionado físicamente durante años. Hoy en día, agrupa 175 sesgos (188 nombres) en categorías vagas (sesgos de toma de decisiones, prejuicios sociales, errores de memoria, etc.) que realmente no me parecen mutuamente excluyentes para mí, y luego los enumera alfabéticamente dentro de las categorías. Hay duplicados abundantes, y muchos sesgos similares con diferentes nombres, dispersos seguramente.

   Me he tomado algún tiempo durante las últimas cuatro semanas (estoy en vacaciones por paternidad) para tratar de absorberla más profundamente y entender dicha lista, tratando de llegar a una estructura organizativa más simple y clara al ubicar estos sesgos. Leer profundamente acerca de varios sesgos ha dado a mi cerebro algo sobre lo que rumiar, mientras intento dormir a Louie.

   Comencé con la lista en bruto de los 175 sesgos y las he colocado en una hoja de cálculo, luego hice un primer repaso eliminando los duplicados y agrupando sesgos similares (como efecto bizarro y efecto humor) o sesgos complementarios (como sesgo de optimismo y sesgo de pesimismo). La lista se redujo a cerca de unas 20 tendencias de estratégicas exclusivas que usamos por razones muy específicas.

   Hice varios intentos diferentes para intentar agrupar estos 20, o así, a un nivel más alto, y finalmente llegué al agruparlos bajo el punto de vista de qué problema mental general estaban tratando de resolver dichos sesgos. Cada sesgo cognitivo está ahí por una razón – principalmente para ahorrar tiempo o energía del cerebro-. Si se analizan por el problema que está tratando de resolver, se hace mucho más fácil entender por qué existen, porqué son útiles y qué compensaciones -y los errores mentales resultantes- introducen.

Cuatro problemas que nos influyen en los sesgos:

   La sobrecarga de información, la falta de significado, la necesidad de actuar con rapidez, y la forma de saber lo que necesita ser recordado para más tarde.

Problema 1: Demasiada información.

   Hay demasiada información en el mundo, no tenemos más remedio que filtrar casi todo. Nuestro cerebro utiliza unos cuantos trucos simples para seleccionar los bits de información que sean más probables que vayan a ser útiles de alguna manera.

Problema 2: No hay suficiente información (significado).

   El mundo es muy confuso, y terminamos viendo sólo una pequeña porción de él, pero necesitamos tener (encontrar) algún sentido de ello para poder sobrevivir. Una vez que llega el flujo reducido de información, conectamos los puntos, rellenamos los huecos con cosas que ya pensamos (sabemos) que conocemos y actualizamos nuestros modelos mentales del mundo.

Problema 3: Necesidad de actuar rápido.

   Estamos limitados por el tiempo y la información, y sin embargo no podemos dejar que nos paralice. Sin la capacidad de actuar rápidamente ante la incertidumbre seguramente habríamos perecido como una especie hace mucho tiempo. Con cada pieza de nueva información, necesitamos hacer lo mejor posible, para evaluar nuestra capacidad de afectar a la situación, aplicarla a las decisiones, simular el futuro para predecir lo que podría suceder a continuación, y de otra manera actuar en nuestra nueva visión.

Problema 4: ¿Qué debemos recordar?

   Hay demasiada información en el universo. Sólo podemos darnos el lujo de conservar alrededor de los bits (información) que probablemente resultarán útiles en el futuro. Necesitamos hacer apuestas y compromisos constantes en torno a lo que tratamos de recordar y lo que olvidamos. Por ejemplo, preferimos generalizaciones sobre especificaciones porque ocupan menos espacio (mental). Cuando hay un montón de detalles irreducibles, elegimos (preferimos) algunos artículos sobresalientes para el ahorro, descartando el resto. Lo que ahorramos en este proceso es lo más probable que sirva para informar a otros de los filtros relacionados (de lo que se deduce que es un filtro previo), como “la sobrecarga de información” del problema 1, así como informar lo que le ha de “interesar” a la mente durante los procesos mencionados en el problema 2, sobre cómo rellenar la información incompleta. Es un todo auto-reforzante.

¡Genial!, ¿cómo se supone que debo recordar todo esto?

No es necesario. Pero puedes empezar recordando estos cuatro problemas gigantescos, con los que nuestros cerebros en evolución han lidiado durante los últimos millones de años (y tal vez poner en favoritos esta página, si quieres referenciarte ocasionalmente a algún sesgo exacto que buscas):

  1. La sobrecarga de información es una mierda, por lo que filtramos agresivamente. El ruido se convierte en señal.
  2. La falta de significado es confuso, así que llenamos las lagunas. La señal se convierte en una historia (relato).
  3. Necesidad de actuar rápido para no perder nuestra oportunidad, así que hay que ir a las conclusiones. Las historias se convierten en decisiones.
  4. Esto no es cada vez más fácil (esto es cada vez es más difícil -esto es en sí un sesgo: tendemos a comprender mejor una frase afirmativa, que otra que contenga negaciones y dobles negaciones), así que tratamos de recordar los bits (la información, los pedacitos) más importantes. Las decisiones forman nuestros modelos mentales del mundo.

   Con el fin de evitar ahogarse en la sobrecarga de información , nuestros cerebros necesitan desnatar y filtrar cantidades insanas de información y rápidamente, casi sin esfuerzo, decidir qué pocas cosas en ese “chorro de información” son realmente importantes y llamarlas (¿mantenerlas?).

   Con el fin de construir significado a partir de los bits y piezas de información que vienen a nuestra atención, tenemos que rellenar las lagunas, y el mapa de todo, con respecto a nuestros modelos mentales ya existentes. Mientras tanto, también debemos asegurarnos de que todo se mantenga relativamente estable y lo más preciso posible.

   Para actuar con rapidez, nuestros cerebros necesitan tomar decisiones de una fracción de segundo que podrían afectar nuestras posibilidades de supervivencia, seguridad o éxito, y así estar seguros de que podemos hacer que las cosas sucedan (tenemos el control sobres las acciones previstas).

   Y para seguir haciendo todo esto tan eficientemente como sea posible, nuestros cerebros necesitan recordar los pedacitos más importantes y útiles de la nueva información e informar a los otros sistemas para que puedan adaptarse y mejorar con el tiempo, pero no más que eso.

¡Suena bastante útil! Entonces, ¿cuál es la desventaja? (porqué son sesgos)

   Además de los cuatro problemas, sería útil recordar estas cuatro verdades sobre cómo nuestras soluciones a estos problemas tienen sus propias contrariedades:

  • No lo vemos (conceptualizamos) todo. Parte de la información que filtramos podría ser realmente útil e importante.
  • Nuestra búsqueda de significado puede conjeturar ilusiones (falsedades). A veces imaginamos detalles que fueron rellenados por nuestras suposiciones, y construimos significado e historias que no estaban realmente allí.
  • Las decisiones rápidas pueden ser seriamente defectuosas. Algunas de las reacciones rápidas y las decisiones que tomamos son injustas, egoístas y contraproducentes.
  • Nuestra memoria refuerza los errores. Algunas de las cosas que recordamos para más tarde hace que todos los sistemas anteriores sean más sesgados y más perjudiciales (prejudiciales) para nuestros procesos de pensamiento.

   Al mantener los cuatro problemas con el mundo, y las cuatro consecuencias de la estrategia de nuestro cerebro para resolverlos, la heurística de la disponibilidad (y, específicamente, el fenómeno Baader-Meinhof) asegurará que observamos nuestros sesgos con más frecuencia. Si visita esta página para refrescar su mente, de vez en cuando, el efecto de espaciamiento ayudará a subrayar algunos de estos patrones de pensamiento para que nuestro punto ciego de sesgo y realismo ingenuo se mantengan en jaque.

   Nada podemos hacer para que los cuatro problemas desaparezcan (hasta que tengamos una manera de expandir el poder computacional y el almacenamiento de memoria de nuestras mentes, como para que coincida con el universo), pero si aceptamos que estamos permanentemente sesgados, y que hay margen para mejorar, el sesgo de confirmación continuará ayudándonos a encontrar evidencia que apoyen todo estos planteamientos, lo cual finalmente nos llevará a una mejor comprensión de nosotros mismos. (y del ser humano, yo añadiría)

“Desde que aprendí (supe) sobre el sesgo de confirmación, ¡sigo viéndolos (los veo) por todas partes!”

   Los sesgos cognitivos son sólo herramientas, útiles en contextos adecuados, dañinas en otros. Son las únicas herramientas que tenemos, e incluso son muy buenas en lo que están destinadas a hacer. Podríamos, igualmente, familiarizarnos con ellas e incluso apreciar que al menos tenemos cierta capacidad de procesar el universo, con nuestros (diminutos y) misteriosos cerebros.


   Otro usuario,John Manoogian III, creó la gráfica que está en la cabecera. En este enlace puedes descargar una versión grande de dicho gráfico. Ir a la página de origen para más referencias y posibles actualizaciones.

Descargar gráfica original, en español y archivo PDF con enlaces a los sesgos en español. Por favor, mantener las autorías.

Anuncios